Cómo ahorrar gastos cuando winter is coming

Noticias Inmobiliarias

Cómo ahorrar gastos cuando winter is coming

Winter is coming. Y no. No nos referimos a que esté a punto de inaugurarse la última y tan esperada temporada de Juego de Tronos. Para tal acontecimiento tendremos que aguardar todavía un poquitín. Con esa sentencia tan sólo insinuamos que el invierno está a la vuelta de la esquina, por mucho que antes debamos ver cómo caen las hojas en otoño. En menos que cante un gallo ya te estás viendo arrebujado bajo una manta en el salón de tu casa. Y tiritando. De ahí que queramos llevarle la contraria al proverbio para afirmar que el remedio, en este caso, es mejor que la enfermedad. ¿Por qué no te adelantas a los sucesos e inviertes algo en tu hogar para combatir el frío? De verdad que existen medidas para que tu vivienda esté preparada cuando los aires gélidos llamen a tu puerta. Aunque dichos ajustes acarreen algo de gasto, al final agradecerás una inversión pensada para tu bienestar. Haz que tu hogar ahorre en calefacción para que las facturas no asciendan hasta alturas de vértigo.

En Globaliza no queremos que te sientas como Jon Snow en lo alto del muro:

  1. Optimiza el aislamiento: Lo dicho: la mayor parte del gasto energético de tu casa proviene de la calefacción. Por eso el revestimiento exterior de paredes se convierta en una opción a considerar si pretendes llegar a fin de mes durante la época de frío. Un aislamiento en condiciones resulta fundamental para mantener a raya las bajas temperaturas. Del mismo modo, dotar a las ventanas del mejor material equivale siempre a garantía. Apuesta por los marcos PVC y por el vidrio doble bajo emisivo. ¿Tendrás que pagar por todo esto? Sí, es inevitable. ¿Notarás resultados? Sin lugar a dudas.
  2. Utiliza la bomba de calor: ¿Jamás lo habías valorado? Pues deberías. Estamos ante un aparato que bien podría equivaler a la salvación para todos tus males económicos. El curalotodo de tus finanzas domésticas. Si quieres notar un progreso notable en todo lo referente a tus métodos ahorrativos, instalar una bomba de calor permitirá que puedas climatizar tu casa sin que se resientan tus riquezas. Se acabó aquello de temblar cuando abras los sobres de las facturas. ¿Cómo crees que los Stark calientan Invernalia? Estarás confiando en energía inteligente, renovable y eficiente.
  3. Pon un termostato en tu vida: Si todavía no lo has hecho, ya estás tardando. En serio: no sabes lo mucho que cambiarán tu días si el termostato irrumpe en tu vida. Con una herramienta así podrás programar la calefacción según los horarios que más te convengan, en función de los grados que prefieras, dependiendo de la estancia donde te encuentres. Tienes delante de ti un instrumento que parece pensar por sí solo, una máquina capaz de detectar temperaturas bajas para adaptarlas a tu gusto. No sólo dejarás de desperdiciar energía, también te ahorrarás ciertas tareas cuando la máquina se active automáticamente. ¿Qué más quieres?
  4. Purga los radiadores: Como quien tiene que purgar sus pecados. Porque suena a eso, ¿verdad? Y viene a ser algo parecido, no te vamos a engañar, pues purgar tus pecados significa LIMPIAR tu conciencia. Algo que debes hacer cuando acaba el verano, el periodo de tiempo durante el cual los radiadores han acumulado aire mientras no han sido utilizados. Piensa que en su interior pueden haberse formado unas bolsitas que, en un futuro, impedirán la generación de agua caliente. Así que ya puedes destornillar el purgador para que salga todo el líquido ahí almacenado. Y listos. Fuera remordimientos sin haberte gastado un duro.
  5. Cambia la caldera: Si eres de los que has sometido a revisión tu caldera periódicamente: enhorabuena. Se te puede catalogar como una persona responsable de los pies a la cabeza. Es posible que durante dichas revisiones te hayan informado de que el aparato tiene más años que Matusalén; también es más que probable que debas sustituirla por otra completamente nueva. Claro que sí. Tienes que dar paso a la generación que se avecina para que la vieja se retire con dignidad. A la cogeneración, mejor dicho. Las calderas de cogeneración liberan energía térmica que luego es aprovechada. Hazte con una para salir ganando en todos los sentidos.
  6. Compara ofertas: Ha llegado el momento de estudiar alternativas; ha llegado la hora de poner en duda lo que tienes para valorar opciones económicamente más asequibles. Así que ya puedes visitar las webs de las distintas compañías que existen, estudiar las alternativas que se despliegan ante ti y decidirte por una. La más rentable si lo que pretendes es ahorrar.

Ya puedes notar el calor en tu casa con solo leer esto, ¿verdad? Normal. Si es que el verano todavía no ha terminado.

@Globaliza_T

Escrito por: 16/09/2016
Mename

Participa con tus comentarios

* (obligatorio)

(opcional)


− 5 = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>