Comprar segunda residencia: una moda perenne

Noticias Inmobiliarias

Comprar segunda residencia: una moda perenne

El mundo es consciente de las modas pasajeras que invaden nuestra existencia para luego abandonarla sin dejar rastro alguno. Se van sin hacer ruido a pesar del alboroto que causaron al llegar. En un visto y no visto. Aunque después están aquellas tendencias que se instalan entre nosotros para quedarse para siempre. No caducan, son imperecederas. Algo así ocurre en España con la costumbre de adquirir una segunda residencia, una operación que jamás ha dejado de realizarse por parte de un segmento importante de la población. ¿Acaso eres uno de los cuatro españoles que tienen una casa de uso vacacional? Ah, que resulta que quieres convertirte en uno de ellos. Entonces estás de suerte, porque hoy queremos dedicar nuestro artículo a los aspectos fundamentales que debes considerar antes de comprarte una segunda residencia. Porque a todos nos gusta aquello de alejarnos del mundanal ruido para hallar un remanso de paz en otros lugares. ¿Quién querría perderse semejante lujo?

Toma nota si deseas formar parte de los afortunados. Y ya sabes que la fortuna favorece a los audaces, o al menos eso dijo un tal Alejandro Magno.

CUÁNDO COMPRAR

Expertos en la materia afirman que comprar una segunda residencia durante los tiempos que corren es acertar en la diana. De lleno. Justo en el centro. Puede que el precio de las primeras viviendas, después de la crisis, haya empezado a recuperarse de forma paulatina. Pero si lo que andas buscando es una casita cerca de la playa, las sumas a desembolsar serán un 40 o 50% menores respecto a su importe original. ¿Tú sabes la cantidad de viviendas ubicadas en el litoral que tienen las entidades bancarias? Se trata de un producto que desean comercializar a toda costa. Sí, a toda costa. ¿Lo pillas?

CUÁLES SON LOS ENCLAVES PREDILECTOS

Es verdad. Hemos asociado automáticamente el concepto segunda residencia con las viviendas costeras. ¿Y qué pasa con aquellos que prefieren la montaña? Pues pasa que los auténticos chollos se hallan cerca de la playa. ¿Qué quieres que hagamos? A día de hoy, las ofertas con precios de auténtica risa se sitúan en enclaves como Murcia, Castellón, Alicante y Valencia. La superabundancia de viviendas en estas zonas te dejará boquiabierto. Y si todavía no conoces el Levante español, ya va siendo hora de que indagues en dicho territorio.

Una vez decididos el momento y el lugar, tendrás que valorar los siguientes factores antes de inclinarte hacia la opción que tengas sobre la mesa:

  1. Uso y disfrute personal o alquiler: Ese tendría que ser el primer pensamiento que se cruzara por tu cabeza. Porque una cosa es comprar para disfrutar y otra muy distinta comprar para invertir. En resumidas cuentas: para alquilarla de forma que la usen otros. Cuando tengas claro para qué deseas adquirir la vivienda, afinarás la puntería de tus búsquedas. Los objetivos serán tan claros como las aguas cristalinas donde se refleje tu segundo hogar.
  2. Zonas remotas: Si requieres de cohete y escafandra para llegar a tu segunda residencia, despídete de ella. No la habitarás jamás debido a su lejanía. Debes tener en cuenta la distancia que separe tu hogar de la segunda residencia antes de decantarte por su adquisición. De lo contrario, todo lo que suponga recorrer largas trayectos será sinónimo de fracaso.
  3. Las cuotas de mantenimiento: Tal vez suene obvio, lo sabemos. Pero tampoco está de más recordártelo: el mantenimiento de la casa, a pesar de no vivir en ella todo el año, se paga. ¿Eres consciente de eso? Lo mismo que sueles pagar por tu primera vivienda se abona también por la segunda. No te vas a librar de ello aunque quieras.
  4. Estudia la zona: No quieras arrepentirte de la decisión que vayas a tomar. Antes de comprar la casa debes conocer la zona en la que esté ubicada. A poder ser, tendrías que visitarla varias veces para familiarizarte con el lugar, para ser consciente de las ventajas que ofrece, para estar al tanto de cómo son sus gentes. De ahí que lo ideal consista en haber pasado unos días en el enclave, así habrás chocado de frente con su realidad.
  5. Ten en cuenta el clima: Sería absurdo no hacerlo, ¿no crees? Imagina por un momento que te decides por una vivienda ubicada en un lugar concreto; la compras sin prestar atención a las condiciones climatológicas inherentes a determinados periodos del año. Entonces te plantas en tu flamante segunda residencia y te encuentras con un chubasco sin precedentes; o con un calor abrasador. Qué raro. ¿Qué ha podido ocurrir? Tal vez no has calculado todas contingencias habidas y por haber.

Bien. Después de semejante repaso, tan sólo nos gustaría recordarte la siguiente expresión: quien no corre, vuela. Así que ya sabes.

@Globaliza_T

Escrito por: 27/09/2016
Mename

Participa con tus comentarios

* (obligatorio)

(opcional)


8 − = siete

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>